miércoles, 14 de enero de 2009

Manual de Identidad Corporativa (nociones básicas)

(mensaje número 549)
.
Cualquier organización, sea del tipo que sea (empresa, asociación, institución, ...), tiene la necesidad ineludible de asegurar que todos los elementos que componen su Identidad Corporativa se presentan siempre de manera correcta y homogénea.

Para eso es para lo que se elabora y edita el Manual de Identidad Corporativa de esa organización concreta. Un documento único y personalizado (cuya composición y desarrollo dependerá de sus características específicas) que debe servir como guía, para lograr una identidad visual propia de esa organización y claramente diferente a la de sus competidores.

En este sentido, es importante destacar que logrando el cumplimiento de unas normas mínimas y básicas, se conseguirá mantener una imagen coherente de esa organización y, a la vez, se evitarán las "interpretaciones personales" que tanto daño hacen, siempre y cuando pueda ser visto y utilizado por cualquier persona dentro de la organización (la Identidad Corporativa es algo que implica y afecta a todos sus miembros).

Por esa razón, en dicho Manual de Identidad Corporativa se deberá explicar con la mayor exactitud posible el contexto y la manera en que deben aparecer siempre los diferentes elementos gráficos que se utilicen en la Comunicación (nombre, logo, tipografías, colores, ...); ya que, como he señalado antes, lo que se pretende es proyectar (interna y externamente) una identidad visual propia, específica y singular, que esté claramente diferenciada de las demás.

Dicho de otra forma: Con la elaboración de un Manual de Identidad Corporativa lo que se hace es un estudio amplio y detallado de todos los elementos que conforman la identidad visual, junto a una serie de "plantillas" para facilitar la Comunicación de la organización, tanto interna como externamente.

Por tanto, para asegurarnos su cumplimiento este Manual de Identidad Corporativa debe tener algunas características básicas:
  • ser simple y coherente.
  • estar redactado con un lenguaje claro.
  • ser fácilmente manejable (tanto para "moverlo" de un sitio a otro, como para trabajar con él).
  • ser "abierto" (que esté prevista la posibilidad de modificaciones y/o ampliación/supresión de contenidos).
  • debe incluir imágenes entendibles "por si mismas" (por ejemplo, el logo irá acompañado de "versiones correctas" y "versiones erróneas", ...).
  • comprensible, ameno y fácil de consultar.
  • distinto y específico (si la organización es diferente a las demás, su Manual de Identidad Corporativa también debe serlo).
  • que sea un elemento útil de trabajo (no sólo una publicación "bonita", que también; sino, sobre todo, útil).
  • pero con un diseño y una maquetación cuidadas.
  • y, ojo, incluyendo un índice (completo y detallado) que nos permita utilizar cómodamente los distintos capítulos del Manual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada